La expectativa, un recurso clave

En este segundo día, los reporteros, divididos en cuatro grupos de tres (un camarógrafo, un reportero y un editor), salen a recorrer el barrio en busca de sus historias. Caco, que prefiere no ser llamado “maestro”, y su colega, Caio, van registrando y narrando el detrás de cámaras de esas búsquedas; también captando sonidos interesantes. Luego de que cada grupo parece tener un tema, entrevistan a los reporteros y también a algunos personajes. Caco y Caio van acompañando aquellas historias que, poco a poco, empiezan a vislumbrarse.

Luego de medio día, ambos conversan individualmente con los cuatro grupos sobre esas indagaciones preliminares que han logrado hacer, pero también, sobre la forma como harán las entrevistas y los momentos que grabarán con los personajes. Caio sugiere pensar en la expectativa, en la acción. Caco escucha atentamente a cada reportero pero se abstiene de intervenir. Finalmente, siendo consecuente con su propia filosofía, cada quien debe descubrir su método pero, sobre todo, cada historia debe decir cómo quiere ser contada.

A continuación, algunas reflexiones que surgen en el intercambio de ideas entre Caco, Caio y una reportera que se acerca a ellos para pedir algún tipo de orientación.

  1. Cuanto más importante es la información que vamos reuniendo, más controlado debe estar todo el proceso de investigación.
  2. Nunca perder de vista la acción.
  3. Cuando se va a contar el pasado de una persona, hay que pensar también en cómo se va a mostrar, con qué recursos, fotografías, documentos, imágenes significativas.
  4. La expectativa, ¿cómo dosificarla? Esa debe ser una pregunta fundamental al contar una historia. Incluso debería ser posible registrar la expectativa misma que pueden generar ciertos hechos en el entrevistado.
  5. La construcción de una expectativa fuerte hará que el momento principal del reportaje sea más intenso.
  6. Hay temas fundamentales en la vida de los protagonistas; son historias que ellos cuentan. Pero es importante que esos relatos no sean narrados en un mismo sitio sino en la calle, en el bus, en compañía de otras personas. Se trata de generar acción, no solo opinión y, en lo posible, para enriquecer visualmente el reportaje, habría que grabar en diferentes escenarios.
  7. La acción que se genere durante la conversación con el personaje ayuda a trascender el formato tradicional de entrevista.
  8. Es importante establecer una conexión entre el presente del protagonista y su pasado, sus recuerdos.
  9. Mostrar los preparativos previos a algún evento en el que va a participar el personaje ayudan a generar acciones y expectativa. Qué piensa, qué se va a poner, qué va a llevar, mostrar -y no solo hablar de- todo eso puede ser relevante.
  10. El reportero no debería propiciar situaciones artificiales ni influenciar en las acciones del personaje sino, simplemente, acompañarlo y registrar de la forma más pura posible esa realidad.
  11. Los recorridos con el personaje en algún vehículo (carro, bus, etc.) se pueden aprovechar para preguntar cosas de las que ya se ha hablado en entrevistas previas, pues el protagonista usualmente está más relajado; va viendo las calles, el movimiento y, tal vez por eso mismo, habla con más naturalidad. Además, para la edición es bueno tener varias opciones de testimonios.
  12. A veces sucede que el reportero sale a la calle y, por diversas circunstancias, el tema amenaza con caerse. Eso también hay que registrarlo, contar sobre las dificultades, porque eso puede ser interesante.
  13. Cuando se tiene material grabado es bueno preguntarse si, con relación al sonido, se ha encontrado alguna curiosidad. Puede ser definitivo para la narración.
  14. El reportero debe desarrollar la capacidad de identificar los escenarios representativos de la realidad que quiere registrar.
  15. Siempre llevar la cámara encendida y comentar sobre la realidad que se va registrando a cada paso, incluso cuando haya situaciones inesperadas en las que el reportero se vea envuelto. Se deberían narrar incluso las imposibilidades, las sorpresas y todo lo que condujo a ellas. Ése es el formato de acción: registrando de esta forma es difícil fracasar porque a veces los ojos no perciben ciertos detalles pero al final, en la edición, todo ha quedado grabado.
  16. El contenido principal debería ser la historia. El reportero solo interviene cuando hay que decir algo importante que la enriquezca.
  17. Los fracasos son importantes porque hablan de una búsqueda. Y hay formas de buscar. En el fondo, esa forma es determinada por cada reportero.